Cómo instalar autoconsumo solar en casa: dimensionamiento, coste y rentabilidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cómo instalar autoconsumo solar en casa: dimensionamiento, coste y rentabilidad

Tras años de parón, España es de nuevo líder europeo en energía solar fotovoltaica. De hecho, en 2019 uno de cada cuatro GW de energía solar fotovoltaica instalados en Europa lo hicieron dentro de nuestras fronteras, incluyendo algunas de las plantas más grandes del viejo continente. Y los próximos años son prometedores.

Aunque la mayoría de estas instalaciones corresponden a grandes plantas fotovoltaicas, el autoconsumo también está viviendo su particular época dorada después de algunos años sin apenas instalaciones en los que la legislación no acompañaba. Sin ir más lejos, España instaló 459 MW de potencia fotovoltaica de autoconsumo en 2019, una cifra que ha aumentado hasta los 596 MW en 2020 incluso con la pandemia de por medio. No hay dudas de que la generación distribuida seguirá siendo protagonista durante los próximos años, aunque en número de instalaciones de autoconsumo seguimos lejos de otros países como Alemania o Australia.

El importante crecimiento de las instalaciones de autoconsumo en nuestro país tiene su origen en una legislación mucho más favorable, de la mano del RD 244/2019 y del RDL 15/2018. Estos reales decretos, además de eliminar las barreras administrativas y económicas como el popularmente conocido “impuesto al sol”, introdujeron el mecanismo de compensación simplificada (es decir, poder recibir una compensación económica por la energía vertida a la red) y la posibilidad de instalar autoconsumo compartido en bloques de viviendas (una sola instalación compartida por varios propietarios). Así, la inversión en autoconsumo es ahora mucho más atractiva para los consumidores.

Pero ¿cómo puedo instalar autoconsumo solar en casa? ¿cuántos paneles solares necesito? ¿cuánto dinero voy a ahorrar? ¿es rentable?

Qué es un sistema de autoconsumo solar

Un sistema de autoconsumo solar permite a cualquier persona o empresa producir su propia energía. Puede instalarse en prácticamente cualquier tipo de edificio, desde una vivienda unifamiliar, pasando por un bloque de viviendas, hasta un colegio, un supermercado o cualquier pabellón industrial. En España, de hecho, los sectores comercial industrial son los grandes impulsores de esta tecnología con una cuota del 23% y 56% respectivamente, ya que por sus características (disponibilidad de tejado, gran consumo eléctrico) es especialmente atractivo.

Autoconsumo Solar

La instalación se compone de paneles solares (fijados al tejado mediante una estructura) y otros elementos como los inversores, cables y conectores. Opcionalmente, puede incorporar un sistema de almacenamiento mediante baterías.

El sistema se conecta a la red eléctrica interna del edificio en cuestión. Mientras haya suficiente radiación solar, el edificio consumirá electricidad generada por la instalación, y cuando no sea suficiente, lo hará de la red eléctrica. Cuando haya más generación que consumo, la electricidad se verterá a la red eléctrica (siempre y cuando hayamos realizado los trámites necesarios para verter a red).

En este artículo nos vamos a centrar en el autoconsumo solar en viviendas unifamiliares sujeto a compensación de excedentes, el caso más sencillo y que más interés puede despertar en el lector medio de Xataka. El sector doméstico tiene un 19% de cuota de mercado y ha experimentado un crecimiento importante desde 2019, cuando la cuota fue de un 10%.

Para los que viven en edificios de viviendas, la legislación también contempla el autoconsumo colectivo, una modalidad algo más compleja pero especialmente diseñada para comunidades de vecinos. Si queréis saber más, tenéis disponible este reportaje sobre el autoconsumo colectivo en Xataka.

Disponibilidad de espacio. ¿Tengo sitio en el tejado?

Lo primero que debes comprobar es cuánto espacio tienes en el tejado y si este cumple con las condiciones necesarias para instalar paneles solares encima. Normalmente este tipo de instalaciones van sobre una estructura anclada al tejado existente, por lo que van a suponer una intervención en el tejado para la cual debe estar preparado. Como referencia, hacen falta entre 5 y 8 metros cuadrados por cada kWp de paneles solares que queramos instalar. A mayor eficiencia del módulo, menor será la superficie requerida.

Si el tejado es viejo y se prevé cambiarlo en los próximos años, es recomendable esperar al cambio para hacer la instalación. Debemos tener en cuenta que la vida útil de nuestra instalación solar se irá por encima de los 20-25 años.

Para aquellos que vayan a cambiar el tejado y se estén planteando una instalación solar, en el mercado hay disponibles tejas solares que sustituyen al panel solar integrando la propia teja y la célula fotovoltaica en un mismo producto. Por el momento es una tecnología incipiente y no es barata, pero permite una integración arquitectónica prácticamente perfecta. En Xataka tienes disponible un reportaje con más detalles sobre las tejas solares.

Una vez aclarada la necesidad de espacio, es muy importante conocer la orientación y la inclinación del tejado. En España, la posición ideal para maximizar la generación solar es entre unos 30 y 40 grados de inclinación y orientación sur, pero esto no es algo que se pueda elegir. Otras orientaciones también son válidas (siempre y cuando no sean norte), aunque debes saber que la instalación tendrá un rendimiento más reducido (generará menos energía).

En cualquier caso, dado que el precio de los paneles solares actualmente es muy bajo, si la orientación no es la mejor y disponemos de espacio de sobra, siempre podemos optar por poner algún panel más que compense la pérdida de generación.

Pxfuel Com 1

Dimensionamiento de la instalación ¿Cuántos paneles solares necesito?

Antes de dimensionar la instalación, es importante saber cuál es el objetivo que queremos conseguir. Normalmente se trata de buscar la máxima rentabilidad posible, intentando minimizar el periodo de amortización al máximo. Sin embargo, puede haber otros criterios como puede ser poner tantos paneles como espacio haya en el tejado (cubrir todo el tejado en su lado de orientación óptima), o poner los suficientes para que el balance energético a final del año sea cercano a cero (generación total = consumo total).

El primer paso antes de saber cuántos paneles solares necesitamos es conocer nuestro consumo eléctrico

El primer paso antes de saber cuántos paneles solares necesitamos es conocer nuestro consumo eléctrico. Para ello, podemos consultar una factura de la luz, la cual nos dirá cuántos kilovatios hora consumidos mensualmente. Sin embargo, para dimensionar una instalación solar correctamente, necesitamos números que nos den mucho más detalle, que nos digan cuánta energía consumimos en cada momento del día. Para ello, tenemos dos opciones:

  • Consultarlo desde la web de nuestra distribuidora, donde además podremos descargarlo en formato Excel. En este artículo de Genbeta tienes la explicación con detalle en función de tu distribuidora.
  • Instalar un medidor de energía en nuestro cuadro eléctrico para recoger nuestros propios datos.

Si eres de los que te gusta trastear e investigar, con la herramienta PVGIS de la Unión Europea se puede evaluar el recurso solar de cada ubicación y obtener una estimación de la producción de una hipotética instalación fotovoltaica, incluyendo parámetros como la orientación, la inclinación, o el tipo de panel solar.

De esta forma, superponiendo nuestros datos de consumo a los de la generación fotovoltaica, podremos obtener una gráfico similar a este:

Balance Neto
  • En azul. Energía consumida desde la red eléctrica. Su coste depende de la tarifa que tengamos contratada.
  • En amarillo. Energía solar autoconsumida instantáneamente. Es la que mayor ahorro genera, ya que evita consumir desde la red.
  • En rojo. Energía solar vertida a la red. Por cada kilovatio hora recibiremos una compensación en tu factura, pero el pago es bajo (similar al del mercado mayorista de electricidad). Además, nunca podremos cobrar dinero, sino que solo podremos recibir un descuento en la parte variable de la factura.

Una instalación correctamente dimensionada (al menos en términos de rentabilidad) es aquella que autoconsume instantáneamente el máximo de energía posible (zona amarilla), sin verter demasiada a la red (zona roja).

Autoconsumo fotovoltaico paneles solares

Coste y amortización ¿Es rentable el autoconsumo con placas solares?

Una vez sabido lo anterior, la principal conclusión es que debemos alejarnos las empresas que nos manden presupuestos sin tener nada de información acerca de nuestro consumo eléctrico. Sin un estudio personalizado, es imposible que la instalación propuesta sea la más óptima para nuestras circunstancias. Otra opción puede ser contratar el estudio e dimensionamiento de la instalación a un tercero para después pedir presupuesto a diferentes instaladores. De esta forma no hay conflicto de intereses entre quien dimensiona la instalación y quien la vende.

Debemos alejarnos las empresas que nos manden presupuestos sin realizar un estudio personalizado

La recomendación es pedir varios presupuestos a diferentes empresas instaladoras y comparar tanto los precios y calidad de los materiales como el asesoramiento personalizado que puedan ofrecernos. Como rango de presupuesto, la instalación puede rondar entre 1 y 1,7 €/kWp llave en mano e IVA incluido. Es decir, para una instalación de 3 kilovatios de potencia el presupuesto sería de entre 3.000 y 5.100 euros. Puede variar en función de lo complicado o accesible que sea el tejado y de la calidad de los componentes, entre otras cosas.

En cuanto a rentabilidad, acogiéndose a la compensación de excedentes, se suele hablar de periodos de amortización de entre 8 y 13 años, aunque de nuevo, depende mucho de las circunstancias personales, del consumo eléctrico y de lo bien dimensionada que esté la instalación. En este hilo de Twitter del consultor Francisco Valverde, hay un ejemplo de cálculo de rentabilidad.

De cara a reducir el periodo de amortización, la clave está en acceder a subvenciones o a excenciones de impuestos. Se dividen en 3 grandes categorías:

  • Bonificación del Impuesto por Bienes Inmuebles (IBI) y del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO).
  • Deducciones del impuesto de la renta (IRPF).
  • Subvenciones autonómicas o locales con ayudas directas a la inversión.

La mayoría de empresas instaladoras se ofrecerán a realizar la solicitud de subvenciones en nuestro nombre

Suelen ser diferentes según la comunidad autónoma o el ayuntamiento en el que nos encontremos. La mayoría de empresas instaladoras estarán más que informadas de su disponibilidad, e incluso algunas se ofrecerán a realizar la solicitud en el organismo correspondiente en nuestro nombre.

Si por otro lado, estás pensando en baterías, debes saber que hoy en día desde el punto de vista puramente económico, no salen a cuenta. Los precios aún tienen que bajar, y teniendo la posibilidad de recibir una compensación por los excedentes no merece la pena almacenar la electricidad. Otra cosa es que se quiera instalar baterías para conseguir la independencia energética y aislarse de la red eléctrica, pero eso requeriría de un artículo y un análisis aparte. En cualquier caso, algunas de las ayudas públicas disponibles también subvencionan las instalaciones de baterías, por lo que en ese caso pueden ser una opción a considerar.

Baterías autoconsumo

Riesgos que pueden afectar a la inversión

Ninguna inversión está exenta de riesgos y el autoconsumo solar no iba a ser menos. Por un lado, tenemos la inseguridad jurídica. Si por lo que sea el gobierno decidiese cambiar la ley y modificar la estructura de la factura eléctrica, nuestro estudio económico cambiaría. Podría ocurrir que el gobierno decidiese aumentar el peso de la parte fija de la factura (aunque el de España ya tiene uno de los términos fijos más caros de Europa) o que se redujese el pago por la energía excedentaria vertida a red. En cualquiera de los casos habría que actualizar nuestro estudio de económico.

Por otro lado, tenemos el riesgo de que el precio de la electricidad baje. Como hemos explicado, la compensación de excedentes se paga en función del precio del mercado mayorista de electricidad. Si por lo que sea con el paso de los años ese precio cae por debajo de lo asumido en nuestros cálculos, el periodo de amortización aumentará. De igual forma, si comprar electricidad de la red nos sale más barato en el futuro, por cada kilovatio hora solar autoconsumido estaremos ahorrando menos dinero.

Por último, tenemos el riesgo de la propia instalación y sus equipos. Normalmente, se habla de que estas instalaciones tienen una vida útil de 20, 25 o incluso por encima de los 30 años y que apenas requieren de mantenimiento. También es verdad que muy pocos instaladores en España (si no ninguno) habrán visto sistemas que hayan superado esa edad. Al fin y al cabo, en 25 años pueden ocurrir muchas cosas y siempre puede haber algún tipo de problema.

Sin ir más lejos, los inversores (que transforman la corriente continua generada por los paneles solares a alterna apta para el consumo en el hogar) suelen tener una garantía de 5 o 10 años. A partir de ahí, nadie está libre de necesitar una reparación. La conclusión es que siempre podemos vernos obligados a realizar algún gasto extra que no habíamos previsto en el estudio incial.

En resumen, se puede decir que actualmente estamos en el mejor momento para realizar una instalación solar de autoconsumo. Sin embargo, es importante informarse y comparar, y sobre todo alejarse de aquellos que prometen ahorros imposibles u ofrecen instalaciones sobredimensionadas.

En Xataka | Cómo instalar un punto de recarga para vehículos eléctricos en el garaje (2020)

Imágenes | Pixabay, pxfuel, Wikimedia Commons


La noticia

Cómo instalar autoconsumo solar en casa: dimensionamiento, coste y rentabilidad

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Sergio Fernández Munguía

.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp