Cristina Dexeus (AF): ‘Pido a los políticos que dejen de criticar a jueces y fiscales y de intentar asaltar el Poder Judicial para ideologizarlo’

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cristina Dexeus, presidenta de la Asociación de Fiscales (AF) y decana de la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Barcelona, pide a los políticos «que dejen de criticar a los jueces y fiscales y en intentar asaltar el Poder Judicial para ideologizarlo».

Así lo manifiesta a Confilegal preguntada sobre sus reivindicaciones para 2021.

También les pide que «no usen la Justicia como arma política».

Y denuncia que la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de PSOE y Podemos supone «una injerencia del poder político en el judicial y lo aleja de los estándares recomendados por los organismos internacionales». «En definitiva, atenta contra la separación de poderes», sentencia.

Dexeus señala que «lo que deben hacer los políticos es invertir dinero para modernizar la Justicia y dotarla de los medios humanos y materiales necesarios para poder atender mejor a la sociedad, que es en definitiva lo que quiere el ciudadano».

«Actualmente sobra ruido y demagogia y faltan medios», sentencia la presidenta de la AF, y vuelve a advertir que los fiscales precisan de «más medios personales y materiales para afrontar esta nueva etapa, en la que el anteproyecto de la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim) otorga al fiscal la dirección de la investigación.

La presidenta de la asociación mayoritaria en la Carrera Fiscal desea que la reforma de la ley procesal penal suponga «una mejora real, en la forma y en la rapidez de instruir», en la que el papel protagonista del fiscal esté «perfectamente dibujado y vaya acompañado de un estudio serio sobre las necesidades de medios para poder afrontarla».

También exige un nuevo Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal (EOMF) «en el que se desvincule a la figura del fiscal general del Estado del Gobierno que lo nombra» y se prohíban las «puertas giratorias» para quienes se marchan de la Carrera para asumir puestos de Gobierno o relevancia política.

Recuerda que desde la Asociación de Fiscales vienen reclamando desde hace años la necesidad de que el nombramiento del fiscal general del Estado «quede blindado de toda injerencia política”.

Dexeus afirma que es preciso regular las facultades del fiscal general del Estado y el control de las mismas estableciendo adecuados contrapesos para «evitar un poder ilimitado».

Dexeus también reclama un EOMF que «salvaguarde» al fiscal investigador de cualquier presión y «le permita disentir de las órdenes».

Un EOMF que confiera a la Fiscalía General del Estado «independencia» a través de la autonomía presupuestaria y capacidad de gestión, capacidad de autorregulación y de formación propia (como el CGPJ), para acabar con la «tutela» del Ministerio de Justicia, «cortando de una vez por todas el cordón umbilical» que ahora les une.

«En definitiva, hay que exigir un servicio público diseñado para mejorar su calidad y alejarlo de las contiendas políticas y de cualquier intento de injerencia de los otros dos poderes en él», explica Cristina Dexeus.

La presidenta de la Asociación de Fiscales hace hincapié en que la Justicia «no debe tener ideología y no debe hacerse demagogia con ella».

Destaca que «es un servicio público que debe prestarse por profesionales preparados, elegidos por su nivel de conocimientos, mediante un sistema de examen, oral y público, sobre un temario predeterminado, que no permita resquicios para la selección por otros motivos que no sean estrictamente el mérito y la capacidad demostrados».

Dexeus considera que ese sistema ya lo tenemos ahora mismo.

La AF está en total desacuerdo con la pretensión del Gobierno de modificar el sistema de acceso a las carreras fiscal y judicial. Pretende modificarlas por supuestas razones de sexo y socioeconómicas de los aspirantes.

La Asociación de Fiscales considera que «el actual sistema de acceso, por oposición, es el mejor de los posibles», al ser «el más objetivo y estar alejado de toda politización» precisamente.

Además, afirma que el sistema actual de oposición «permite el acceso en condiciones de igualdad».

«La igualdad de género en favor de la mujer está más que superada con el actual sistema de oposición», sentencia Dexeus.

Manifiesta que a la Asociación de Fiscales le resulta «extraño» que solo se plantee la supuesta modernización del sistema de acceso de oposición a las carreras fiscal y judicial y no para otros cuerpos del Estado, cuyo acceso también se rige por este mismo sistema de oposición, «como por ejemplo el de los letrados de la Administración de Justicia, los registradores o notarios».

Por último, la AF exige que de nuevo se reinstaure un sistema público estatal de becas «para favorecer la igualdad de oportunidades».

La Asociación Judicial Francisco de Vitoria (AJFV), la segunda en número de afiliados de las cuatro existentes, también ha advertido recientemente sobre «el peligro» de cambiar las oposiciones a juez «por falsos prejuicios ideológicos».

Cristina Dexeus Ferrer (Barcelona, 1962) aprobó la oposición a la Carrera Fiscal en junio de 1988. Es de la promoción 33ª.

Estudió la oposición en Madrid, donde estuvo viviendo 10 años.

Regresó a Barcelona en febrero de 1989, y allí sigue, defendiendo desde Cataluña el Estado de Derecho y la Constitución.

En abril hará tres años como decana de la Fiscalía de la Audiencia de Barcelona.

Entre 2014 y 2018 fue miembro del Consejo Fiscal y a finales de 2017 se presentó a las elecciones de la Asociación de Fiscales, que preside desde noviembre de 2017.

La asociación cumplirá el próximo mes de mayo 41 años.

La actual ejecutiva de la asociación, y los cinco vocales de la AF en el Consejo Fiscal.

Según informa Dexeus, la AF «está creciendo muchísimo en estos últimos años», y «está vigorizándose porque no solo está asociándose gente de mediana edad, sino también mucha gente joven».

Cuenta con unos 560 afiliados de una plantilla de alrededor de 2.700.

Afirma que en estos 41 años el mensaje de la AF esencialmente es el mismo.

«Se mantienen los valores de la AF como asociación profesional sin adscripción política alguna, dedicada a velar por el cumplimiento de la Constitución, del Estado de Derecho, la democracia, la defensa de los derechos profesionales de los fiscales, la defensa de los derechos fundamentales de los ciudadanos y de los más desprotegidos, y en dar a conocer a la sociedad cuál es la función del Ministerio Fiscal», explica.

«Los fiscales están al margen de las contiendas políticas», reitera Dexeus.

Noticias relacionadas:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp