Google eleva a 8,9 M su factura fiscal en España tras declarar unos ingresos récord

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Google España vuelve a ocupar la palestra informativa por su estrategia tributaria. El anuncio de que cobrará a sus clientes un recargo del 2% por los servicios publicitarios contratados en nuestro país como reacción a los costes asociados a la tasa Google efectiva desde enero, coincide en el tiempo con la presentación de su informe de cuentas correspondiente al ejercicio 2019.

La filial del gigante tecnológico obtuvo unos ingresos de 131,9 millones de euros en nuestro país, según los datos depositados ante el Registro Mercantil. Además de una cifra récord, representó un aumento del 26% respecto al 2018, cuando facturó 104 millones de euros. La compañía atribuye esta subida a una mayor demanda de sus servicios.

De esta forma, los ingresos oficiales de Google en España se han más que duplicado en tan sólo cinco años, toda vez que en 2014 declaraba 54,9 millones de euros. Con todo, la cifra actual está muy por debajo de la estimación de 1.000 millones de que le atribuye el mercado a nivel nacional, y supone apenas un 0,9% de los 146.352 millones de euros de facturación que tuvo la multinacional en todo el mundo en 2019.

El beneficio de la sociedad en nuestro país fue de 25,9 millones de euros en 2019, frente a los 20,1 millones del año anterior

La explicación de esta ingenieria fiscal sigue estando en que Google España se dedica a «prestación de servicios de marketing y soporte a Google Ireland Limited», por lo que el grueso de su actividad procede de Irlanda. En cualquier caso, el beneficio de la sociedad en nuestro país fue de 25,9 millones de euros en 2019, frente a los 20,1 millones del año anterior.

Del mismo modo, esta mayor actividad se tradujo en un encarecimiento de su factura fiscal. La tecnológica abonó un impuesto de sociedades de sociedades 8,9 millones de euros, 2,1 millones más que en 2018. Dentro de esta cifra, 3,5 millones correspondieron a un impuesto diferido ante la administración española.

Es de suponer que, con la entrada en vigor de la llamada Tasa Google, la cifra impositiva se vea incrementada. No obstante, su intención es hacer repercutir el gravamen del 3% sobre sus clientes, siguiendo los pasos de Amazon. Una decisión que ha provocado el rechazo de la Asociación Española de Anunciantes (aea) y que desde la tecnológica justifican porque «los impuestos sobre determinados servicios digitales incrementan el coste de la publicidad digital”.

Las principales partidas de gastos de la compañía fueron, por un lado, la publicidad y propaganda, que ascendieron a 13,1 millones durante el 2019 (14,3 millones en 2018); y por otros a servicios externalizados (11,4 millones). Ese año también se le fue un importe de 2,2 millones de euros en arrendar sus oficinas en las emblemáticas Torres Picasso. De hecho a mediados de 2019 firmó un nuevo contrato de alquiler con Amancio Ortega, propietario del edificio, por cuatro años y con vencimiento el 31 de diciembre de 2024

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp